Un monstruo viene a verme de Patrick Ness

lunes, 5 de diciembre de 2016



No es la primera vez que os hablo de Patrick Ness en el blog y aún así, no había tenido la oportunidad aún de leer su libro más famoso. Un monstruo viene a verme, un libro que fue idea original de Siobhan Dowd pero que al no haber podido escrito antes de morir, Patrick Ness acogió e hizo suya. Y de qué manera. Ya os he dicho que para mi Patrick Ness es de los pocos escritores de literatura juveniles actuales que valen la pena y una vez más, me ha demostrado que es así.

Un monstruo viene a verme nos habla de Conor y de un monstruo que aparece en la ventana a las 12.07 de la noche. Sin embargo, Conor no tiene miedo porque sabe que hay cosas más peligrosas y espantosas que ese monstruo. Porque sabe que enfrentarse a él da menos miedo que enfrentarse a la pesadilla que lo asola desde que su madre empezó el tratamiento. Este monstruo le promete tres historias, pero a cambio pedirá algo que da mucho más miedo: la verdad.

Ya al adentrarnos a este libro intuimos que Un monstruo viene a verme es algo más que una historia sobre el cáncer. Al contrario, el cáncer está ahí como podría haber estado otra enfermedad, pues el tema principal del que habla es la pérdida y el miedo. La forma de afrontar ese miedo, de ser valientes o de ser cobardes cuando no hay otra salida, está muy bien buscada y sobretodo, muy bien relatado en la novela. Y es que Ness no lo cuenta directamente, sino que lo hace de una forma sutil, dejando que sea Conor el que cuente su propia historia.

El elemento del monstruo le da un poder magnífico a la novela. Y no porque aporte un toque fantástico (que también) a la novela, sino por como interacciona con Conor, como hace que este suelte toda la mierda. Y a su vez, logra que nosotros saquemos nuestra mierda, que se nos revuelva la historia en las entrañas y nos deje un vacío existencial que no podemos llenar con nada. No es necesario haber sentido una pérdida para sentir la pérdida de Conor y ahí está la genialidad de Patrick Ness: Como narrador, muestra y a su vez, te hace mostrarte a ti mismo. Te desnuda, te mastica y te deja hecho una bola de tristeza.


Un monstruo viene a verme no es un libro para leer en un día soleado o un día alegre. No, dejadlo para cuando necesitéis la compañía de la soledad o para cuando estéis muriendo por dentro. Pero leedlo. Leedlo aunque os rompa, aunque os destroce. Es de esos libros al que merece entregarse con todo vuestro ser. La recompensa, aunque dolorosa, es de una lectura maravillosa. 

Otras reseñas de este libro:

Leer en corto: Cinco relatos de mujer

jueves, 1 de diciembre de 2016



Desde que inicié mi actividad en blogger, he ido descubriendo mi amor hacia el relato corto y cada vez me gusta más. Sin embargo, y aunque he reseñado algunas antologías, reseñar un relato en sí es algo complicado y no suelo hacerlo. Por eso hacía tiempo que quería escribir entradas hablando de relatos y hasta hace poco, no se me ocurrió como hacerlo. Esta es la primera entrada de varias, en las que haré pequeños recopilatorios de relatos que me hayan gustado y las antologías dónde poderlos encontrar. El tema de esta primera entrada son relatos escritos por mis cuentistas preferidas:

Caída de una mariposa al amanecer de Aliette de Bodard
Aunque me gustó muchísimo En una estación roja, a la deriva, el relato que tradujo Marcheto de Bodard no me fascinó tanto. Aún así, y a falta de haber leído el resto de sus relatos de Xuya, os recomiendo que le hagáis un vistazo. Mezcla perfectamente esa ucronía que ha inventado la autora con una trama policíaca que se basa más en los personajes que en el asesinato en sí. Lo podéis encontrar gratuitamente en Cuentos para Algernon.

La señora astronauta de Marte de Mary Robinette Kowal
Ya he expresado más de alguna vez lo mucho que me gusta esta autora y a cada cuent oque leo suyo, más me fascina. Sin embargo, de momento sigue siendo mi preferido este, el que leí primero y que me hizo llorar como una tonta. La ciencia ficción, vista desde un punto de vista muy personal. De esos cuentos que te desgarran por dentro. Podéis encontrarlo en la antología editada por Mariano Villareal en Sportula, A la deriva en el mar de lluvias y otros cuentos.

La deuda del inocente de Rachel Swirsky
Tengo que admitir que he estado dudando entre Si fueras un dinosaurio, amor mío, que se encuentra en la misma antología que la de Kowal o el elegido final. Pero aunque el primero es uno de mis relatos preferidos de todos los tiempos, La deuda del inocente me parece que trata temas más interesantes y es una obra de ciencia ficción clara que te deja pensando. Swirsky no solo escribe de maravilla, con una prosa muy lírica, sinó que también trata temas incómodos de una manera muy natural. Es de mis relatistas preferidas. Podéis encontrar este relato gratuitamente en Cuentos para Algernon.

Gracia de Susana Vallejo
La representación española está por Susana Vallejo. Aunque solo he leído este relato suyo (y a falta de leer su cuento en Cuentos desde el otro lado de Nevsky), puedo decir que Gracia está escrito con mucho acierto. Aunque está en una antología de distopías, más bien parece un relato post apocalíptico en el que juega con la incomodidad del lector. Y además, pasa en Barcelona, ¿qué más se puede pedir? Lo podéis encontrar en Mañana todavía, editado por Fantascy, o también podéis leerlo gratuitamente en la página web de Strange Horizons (tanto en español como en inglés).

La reina pescadora de Alyssa Wong
Finalista de varios premios, este cuento me ha fascinado desde que lo empece a leer. La idea de las sirenas, revisada desde un punto de vista muy original y con un tono oscuro que me ha encantado. He leído poco de Alyssa Wong, pero después de leer este relato, es de esas autoras a las que quiero seguir la pista. Os recomiendo que vosotros también lo hagáis. Este relato lo podéis encontrar traducido (por David Tejera) y gratuito en Fantífica

Y hasta aquí la selección. Me dejo algunos relatos en el tintero y algunas grandes relatistas, pero si queréis introduciros en el mundo del relato corto escrito por mujeres, para mi estas cinco son de las mejores. Si os ha gustado la idea de la nueva "sección", tendréis más pequeñas antologías próximamente.


La polilla en la casa del humo de Guillem López

lunes, 28 de noviembre de 2016



Tengo que confesaros una cosa. Una cosa que me averguenza decir en voz alta (o escribir en internet, mejor dicho) pero de la que me he dado cuenta recientemente. No leo autores españoles. O al menos, no leo suficientes autores españoles. Si miro mi estantería, creo que podría decir que tengo más libros de autores japoneses que de autores españoles, por poner un ejemplo. Y esta ausencia es algo que me gustaría remediar. Guillem López es uno de los autores españoles que más me llama la atención y desde que vi su charla en el Celsius, que tenía muchas ganas de conocer sus libros. Y no podía empezar con un libro mejor.

Guillem López nos traslada a un mundo oscuro y subterráneo en el que el más fuerte o el más listo es el que sobrevive. Y en la supervivencia, en pasar el día a día, es en todo lo que pueden pensar sus habitantes. En apenas unas palabras, López es capaz de sumergirnos en este mundo terrible y descarnado: Las minas de ámbar, la única moneda de cambio (y la única cosa de valor), la infinidad de los pozos y la única frontera que lo separa del otro mundo: el exterior. Arriba y abajo. Sin embargo, el lector no necesita más para sentirse rodeado, para sentir la claustrofobia y la decadencia que rodea las paredes de piedra y suciedad del Pozo.

Y sin embargo y aunque esta ambientación sea importante, el verdadero protagonista es el que se come la historia, la retuerce y la desecha como una sarta de mentiras. Él mismo inicia la novela confesándonos directamente a nosotros que lo que vamos a leer es su historia y a partir de entonces, a partir de esa primera página, Veintiuno se adueña de la historia y la hace totalmente suya. Como podéis imaginar, es una novela de personajes o más bien dicho, de un solo personaje, pues Veintiuno es la luz que hace sombra a todos los demás y eso, que puede ser un poco peligroso, solo hace que la novela sea más interesante. Y lo mejor de esta novela no es solo que Veintiuno tiene una voz narrativa muy bien escrita y que se come todo el resto de la novela, sino también la propia personalidad del personaje, la capacidad que tiene para fascinarnos, engancharnos y a la vez, detestarnos y revolvernos las tripas. ¿Es Veintiuno un reflejo de la sociedad en la que vive o solo un ser detestable más? Y he aquí la respuesta: da igual. Sea lo que sea Veintiuno, como lector lo único que puedes es seguir leyendo y seguir sufriendo.

Y aquí la maestría de Guillem López, que consigue que te adentres en el pozo y que ya no puedas salir. Toda palabra parece perfectamente colocada en su lugar y a su vez, parece que el narrador las esté colocando al azar. Hay interrupciones, hay monólogos, hay mentiras y verdades y todo eso está colocado en el momento perfecto, en la situación ideal. Algo que quizá parece sencillo de hacer, pero que no lo es para nada.

Esta no es una novela para leer en el aire (como hice yo) sino enterrado en el sofá, en un día de invierno. Aún así, no importa que el lugar o la situación lectora no acompañen, porque Guillem López se encargará de adentrarte en la novela.  A falta de haber leído Challenger y con ganas de adentrarme en otra historia escrita por Guillem López, os puedo decir que este autor es uno a tener muy en cuenta. 

"Este es el trato. Yo contaré mi historia, la de verdad, y vosotros la escucharéis os guste o no, porque hablaré de drogatas y marginados, de sexo, violencia y muerte. Seguro que sabéis a que me refiero. Ese impulso tan jodido cuando te dicen: no mires abajo, pero lo haces y miras y cuando sientes el vértigo ya es demasiado tarde. Así son las cosas."


Otras reseñas de este libro:

El problema de los tres cuerpos de Cixin Liu

viernes, 25 de noviembre de 2016


Como bien sabéis, adoro la literatura asiática. Y sin embargo, como lectora de este tipo de literatura, me siento muy frustrada por las pocas traducciones que llegan aquí. Y por la imposibilidad de leerlo en su idioma original. Y si ya llegan pocos libros de literatura clásica o contemporánea, es casi imposible encontrar libros de género que hayan sido escritos en chino o japonés (y por no hablar del coreano, tailandés, vietnamita, etc). Es por eso que me parece tan importante que lleguen a España libros como el que reseño hoy. Que poco a poco, se acerque la literatura de género asiática a nuestro idioma. 

La historia empieza con Ye Wenjie, una física teórica muy inteligente que acaba de ver morir a su padre por crímenes antirevolucionarios y que ella misma ha quedado marcada como tal. La invitan a participar en un proyecto secreto del gobierno, Costa Roja. Años más tarde, Wang Miao, especialista en nanotecnología, se ve involucrado en un caso institucional en el que descubre los varios casos de suicidios que han puesto en alerta los gobiernos mundiales.

Así comienza una historia que mezcla la historia contemporánea de un país que nos es más o menos desconocida con elementos de ciencia ficción que cada vez se van haciendo más presentes en la novela. Este crescendo hace que a la novela le cuesta arrancar, pues aunque lo que cuenta Liu es interesante desde un principio, el lector es consciente de que aún no ha entrado en materia.

Sin embargo, una vez ha empezado la historia, se va haciendo más y más interesante. Liu nos ofrece una trama no excesivamente compleja, pero sí muy efectiva. Tiene elementos muy interesantes que recuerdan vagamente a otras grandes novelas como Contact, pero a su vez se aleja de muchos de los tópicos o los usa a su favor de una manera diferente para hacer una historia muy original. Sobretodo la introducción del juego de Tres cuerpos me ha parecido fascinante. Pero al abogar por la trama y su construcción, Cixin Liu pierde en construcción de los personajes y, consecuentemente, de sus diálogos. Ya en un principio, los diálogos de algunos de los personajes me han chirriado y una vez avanzaba la historia, veía que eso también se veía reflejado a la complejidad de las personalidades de los personajes. Fuera de Wenjie, que es para mi el único personaje interesante y complejo, el resto me han parecido más bien planos.

Eso también puede deberse al carácter introductorio que tiene la novela. Es una primera parte de una trilogía, sí, pero lejos de cerrar algún arco argumental para abrir algún otro, se dedica todo el libro a sentar las bases de lo que serán los siguientes. Eso no le quita el interés, a mi parecer, pero sí que cojea un poco en estos aspectos. Sin embargo, ha construido los cimientos para lo que, creo, será una trilogía de ciencia ficción muy interesante.

Concluyendo, El problema de los tres cuerpos es una novela a la que hay que coger con ganas pero sin muchas expectativas (aunque eso sea inevitable). Un paso interesante de Nova editorial para acercar la literatura asiática de género que, de momento, nos es casi casi desconocida. Solo espero que este sea el primero de muchos mas libros chinos y asiáticos en general que podamos leer traducidos a nuestro idioma. De momento y por suerte, tendremos que esperar poco para leer la segunda parte de esta trilogía.

Otras reseñas del libro:
El caballero del árbol sonriente
Blondestorm
Dreams of Elvex
Donde acaba el infinito

Firefight de Brandon Sanderson

martes, 15 de noviembre de 2016



Los que estéis al día de las noticias sobre la literatura de género sabréis que el primer fin de semana de noviembre fue la Eurocon en Barcelona. Un evento único al que asistieron autores tan importantes como el que voy a reseñar hoy. El primer libro de esta trilogía fue el primer libro también que leí de Sanderson y aunque quizá no es el libro más atractivo de su bibliografía para empezar, a mi me enganchó. Firefight, su segunda parte, tiene muchos más aciertos de los que esperaba:

David Charleston ha dedicado toda su vida a eliminar Épicos, aquellos que han sido dotados con poderes desde que Calamity llegó al mundo. Sin embargo, las dudas han empezado a asolar lo que antes era un objetivo claro. ¿Qué son realmente los épicos y qué relación tienen con sus debilidades? ¿Qué lleva a un Épico a actuar con maldad? El profesor, Tia y David tendrán que ir a Babilonia Restaurada a lidiar con Regalia y quizá ahí David encuentre todas las respuestas que han empezado a minar su resolución. O quizá solo encuentre más preguntas.

Algo que me ha gustado mucho de Firefight es que Sanderson abandona el ritmo acelerado del primer libro para adentrarse más en la mente de David y también en la ambientación. Si esta era uno de los grandes aciertos de Steelheart, en Firefight Sanderson ahonda aún más y nos descubre muchas más preguntas que, como David, el lector se hace. Este ritmo algo más pausado se adecua mejor al tono de la segunda parte de esta triología.

Y si de algo pecaba Steelheart era de que los personajes eran algo clichés. Sin embargo, en Firefight David, Megan o el profesor adquieren más matices y se convierten en personajes más interesantes. Los secundarios pierden importancia y aunque se nota que el autor intenta darles un papel en la novela, al final la trama se centra en estos tres personajes. 

Aún así, es un libro que busca entretener y que, como su predecesor, está plagado de escenas de acción y de nuevos Épicos a los que los Reckoners tienen que enfrentarse. Y pese a que David realmente se convierte en un personaje algo más interesante en este libro, la trama principal repite la idea del primero sin repetir su patrón. Estamos hablando de una novela enfocada hacia el público juvenil, por lo que las luchas son más espectaculares que sangrientas. Aún así, creo que se hace aún mejor que el primero (también ayuda el hecho que abandone algunas de las similitudes que se veían con El imperio final) y que crea el escenario perfecto para la continación en Calamity. Recomiendo además que no hagáis como yo y os leáis la versión de Nova, pues al contrario que la edición americana que tengo yo, viene incluido el relato de Mitosis, que hace de enlace perfecto con las dos novelas. 

Otras reseñas del libro:

Conversaciones con Brandon Sanderson

jueves, 10 de noviembre de 2016


Uno de los autores que más ganas tenía de conocer en esta Eurocon era Brandon Sanderson. El autor de Nebraska acudió como invitado especial y aunque no participó en ninguna mesa redonda, sí que fue entrevistado un par de veces, además de la firma de libros larguísima que protagonizó el jueves. Las editoras de Nova se esforzaron para organizar una pequeña charla de blogueros que, a modo de petit comité, pudiera hablar con él de forma más íntima y en la que fui invitada.

La conversación fue en una sala aparte de La casa del libro de Rambla Catalunya. En una sala amplia y muy bonita (con una pared acristalada que daba a un patio lleno de verdor) pusimos las sillas en círculo, de forma que todos pudiéramos vernos entre todos. Lo primero que uno ve cuando charla con Sanderson es esa disponibilidad y amabilidad a la hora de responder. Es una persona cercana y agradable que respondía con atención cualquiera de nuestras preguntas.

Foto por Antonio Torrubia (@Toliol)
Y empezó la charla. Muchas de nuestras preguntas iban enfocadas hacia su proceso de escritura y sus intenciones a la hora de escribir. Como por ejemplo, el hecho de que Sanderson se toma a sí mismo como ejemplo de lector objetivo que pudiera leer sus historias o el proceso de creación de personajes y ambientaciones. Esta en concreto fue una pregunta interesante, pues aunque normalmente él dice enfocarse más en las ambientaciones que en los protagonistas, en su cabeza hay muchas ideas de mundos, otras muchas ideas de personajes y otras ideas de historias. Según él, a veces alguno de estos interacciona con ideas de mundos o de historias y él mismo se plantea como sería este personaje en este mundo concreto y en esta historia específica. Muchas veces esto no funciona, pero a veces este personaje cuadra perfectamente en el mundo.

“Normalmente, las tres cosas  [ideas, mundos y personajes] se desarrollan simultáneamente, pero es cuando pongo un personaje en un mundo concreto y este cuadra en el mundo, que el libro empieza.”

Sanderson nos mostró que necesita muchísima preparación para un libro. Por poner un ejemplo un poco extremo, para el primer libro de 'El archivo de las tormentas, la preparación fue de 18 meses,. Sin embargo, normalmente "solo" tarda varias semanas en el planteamiento. Nos contó también que todas sus ideas están en Dropbox (los dioses no quieran que este caiga) pero que tiene varios backups por si acaso. Cada parte del libro está pensado con varias subtramas y varios puntos a los que él quiere llegar. Nos confesó que su momento preferido es escribir un buen y épico final, sobre todo por la espera hasta poderlos escribirlos realmente. Por ejemplo, lleva años esperando poder escribir el final del tercer libro de 'Stormlight'. También nos contó como, por un momento, Rand de 'Wheel of time' no salvaba el mundo sino que lo destruía ¿Quién no ha tenido esa tentación?

"Estaba escribiendo La rueda del tiempo y escribí: "Rand destruye el mundo". Fue muy divertido. De hecho lo escribí en el documento, solo para divertirme."

Habló también de los personajes. Su personaje femenino preferido, por ejemplo, comento que es Steris, de la segunda trilogía de 'Mistborn', un personaje que al principio no gusta a los lectores pero que le gusta por su evolución y por la manera de pensar, diferente a los demás. Por otro lado, también nos contó que tanto Hoid (para los que no lo sepáis, un personaje clave en el Cosmere) como Wayne (por su personalidad alocada) son los personajes que más disfruta escribiendo.

“Todo lo que escribo es una reacción de lo que veo en el mundo.”

Tanto en los 'Reckoners' como en 'Mistborn' como en otras de sus novelas, el tema de la política y el poder están muy presentes. Los libros de Sanderson no buscan mostrar un momento histórico concreto, sino que busca hablar de la experiencia humana en general. Por ejemplo, en 'El aliento de los dioses', se habla de la guerra y se refleja un poco la tendencia de nuestro mundo hacia esta guerra. También hay otros temas políticos. A Sanderson le gusta mostrar ciertas cosas, centrarse en ciertas cosas que le interesan y que, muchas veces, forman parte de temas políticos como la lucha de clases, los derechos de los trabajadores, etc.

"Escribo libros que tengan personajes que aprenden a lidiar con sus problemas, lo que me ayuda a mí a aprender cómo lidiar con los míos."

Después de la noticia que recibimos el otro día, por supuesto que algunas de las preguntas fueron enfocadas hacia las películas y las próximas adaptaciones del autor. Se comparó con Martin, pues al contrario que el autor de 'Juego de Tronos', Sanderson no ha sido guionista de series y no quiere meterse en la escritura de guiones. (“Martin ya era lento, ahora es aún más lento”). Sin embargo, sí confesó que, si la serie fuera de un muy buen nivel (habló de 'Stranger Things' o 'Sherlock'), preferiría que sus libros se adaptaran al formato televisivo que al de pantalla grande, pero a causa de la estructura de la mayoría de las series (con los cliffhangers de finales de capítulo y temporada), seguramente las posibilidades de que se adapte a una película con la que Sanderson esté contento sean mayores que las de que se adapte a una serie. Nos contó que había gente que le había ofrecido muchísimo dinero para crear ambientaciones de videojuegos y cosas así, ofertas que normalmente rechaza. Un pena, porque imaginaos un videojuego con un mundo como, por ejemplo, el de 'Mistborn'… Épico.

"Hay una escena de 'Oathbringer' que me gustaría ver. Desearía contratar a gente de efectos especiales y pedirles que filmaran alguna escena en concreto."

Estuvimos hablando solo media hora, pero se sintió como si hubiera sido mucho más tiempo. Brandon Sanderson no solo es un increíble escritor con una mente fascinante (y por lo que parece, una cuenta de dropbox enorme), sino también una persona muy amable y siempre dispuesta a contestar todas las preguntas que le preguntan. Muchísimas gracias también a Nova, por darnos la maravillosa oportunidad de poder hablar con él (y de poder compartirlo en el blog). Gracias también a Dalayn y Antonio Torrubia por prestarme las imágenes que decoran el post. 

"El primer libro que escribí pensando en el Cosmere fue Elantris. La idea vino, en parte, de ver a Isaac Asimov combinando los libros de Fundación y sus historias de robots. O por ejemplo, los crossrovers de Marvel. Y pensé: ¿No sería genial poder hacer algo así desde el principio?"

En una estación roja, a la deriva de Aliette de Bodard

martes, 8 de noviembre de 2016


Una de las maravillas que trajo el #LeoAutoresOct fue Aliette de Bodard y esta novela. Hacía tiempo que tenía ganas de leerla, pero como siempre me da un poco más de pereza leer en digital, lo fui retrasando. Error, porque no sabía qué me estaba perdiendo, pues esta lectura ha sido para mi una de las mejores tanto de la iniciativa como del año. 

Xuya es un mundo ucrónico en el que Colon no fue el primero en descubrir América, sino que se le adelantaron los chinos. Las diferencias entre el modo de conquista de oriente  con el de occidente hace que la historia se desarrolle de otra manera y que mientras que América del sur permanece mucho más fuerte contra los españoles (y más inmunizada), en América del norte aparece este país, Xuya, que comprende el lugar dónde llegaron los chinos y que se dedica, sobretodo, a comerciar con sus vecinos. Esta historia tiene muchísimas más complicaciones y es necesario (y un placer) leerse la introducción de Aliette en la que explica los momentos importantes de esta historia. En una estación roja, a la deriva, de Bodard da un paso más allá y nos muestra esta sociedad en un futuro lejano, dónde la civilización ha llegado al espacio y tienen unas naves orgánicas que fueron fecundadas y incubadas en cuerpos humanos.

La novella es cortita y nos muestra el punto de vista de dos mujeres con personalidades muy opuestas, pero ambas en un estado de desesperación que las lleva a tomar medidas drásticas. Ambientada en una de esas naves espaciales, Aliette de Bodard muestra ideas fascinantes sin perder de vista que es una historia sobre personajes, sobre relaciones familiares y ancestrales. Es curioso, pues en solo unas pocas páginas la autora es capaz de mostrarnos un universo plagado de detalles y unos personajes muy enteros. Es una obra pausada, sin muchas escenas de acción o luchas espaciales, pero aún así, muy interesante. 

La obra de Aliette bebe de las tradiciones antiguas asiáticas y su propio background hace que esté plagado de detalles de este tipo. Una fusión con la ciencia ficción y la cultura asiática que muestra relaciones familiares, permanencia de las tradiciones y una cultura cargada de arte y poesía. Con la presión de la guerra cercana, la desesperación y la necesidad lidia con esta carga cultural que llevan los personajes a sus espaldas. 

La forma de escribir que tiene Aliette, perfectamente traducida por Silvia Schettin y Diego de los Santos (excepto la introducción, que es de Marcheto) no solo se adecua perfectamente a la historia, sino que es capaz de emocionar con una escritura aparentemente sencilla que se centra tanto en los personajes como en la ambientación. Cargada de elegancia y lírica, pero sin ser sobrecargada, En una estación roja, a la deriva, se lee rápidamente, pero sabe dejar ese poso que una buena obra de ciencia ficción puede dejar. 

En conclusión, Aliette de Bodard se ha convertido, con esta simple novella, en una autora que quiero tener muy en cuenta. Ahora toca El ciclo de Xuya, también de Fata Libelli, que seguro que caerá pronto, pero de momento y hasta mi próxima reseña de la autora, espero haber convencido a los indecisos de que En una estación roja, a la deriva, es, al menos para mi, una obra en la que merece mucho la pena adentrarse.

Otras reseñas de la novela:

5 libros que quiero adquirir durante la Eurocon

miércoles, 2 de noviembre de 2016



Si lleváis unos días, semanas o meses al corriente de las noticias de género en redes sociales, estoy segura de que sabréis que este fin de semana se celebra la Eurocon. Ya sea asistiendo en persona como miembro, ya sea asistiendo como voluntario o pululando por Barcelona en las charlas organizadas para los no miembros, la ciudad condal se va a llenar de aficionados de la fantasía, la ciencia ficción y el horror este fin de semana y yo, por supuesto, seré una de ellos. Iba a hacer una entrada comentándoos el evento, pero  creo que Alex lo hace genial en este vídeo y Dani lo ha explicado ya muy bien en su entrada. Por lo que he preferido contaros cuales me gustaría que fueran mis adquisiciones durante esta Eurocon, a ver si os doy ideas a vosotros también para vuestras compras:

Sombras de identidad de Brandon Sanderson
Sé desde hace un tiempo que leer a Brandon Sanderson es un acierto asegurado, pero es que además las nuevas ediciones de Nova son tan bonitas y tan bien cuidadas (tanto por dentro como por fuera) que son irresistibles. Por desgracia, mi presupuesto no llega a más y habiendo leído ya la saga de Nacidos de la bruma, el que voy a comprar seguramente sea Sombras de identidad. Porque viene con poster. Y por que es Sanderson, por supuesto.

El ciclo de Xuya de Aliette de Bodard
Vale, no es que la Eurocon sea n momento especial para comprar este libro, ya que está en digital y la autora no me lo va a poder firmar. Aún así, después de haber leído En una estación roja, a la deriva, y de que me hayan recomendado también esta antología por activa y por pasiva, seguramente me pase por la página web de Fata Libelli a quemar la tarjeta.

Futuros perdidos de Lisa Tuttle
Ya tenía mucha curiosidad hacia esta autora y su Refugio del viento, un libro que escribió a cuatro manos con George R.R. Martin. Luego vino el #LeoAutorasOct y ese hype aumentó hasta límites insospechados con el anuncio de Futuros perdidos, una novedad de la editorial Gigamesh. Así que este es uno de los must que seguramente van a caer en mis manos cuando pise la librería Gigamesh.

The long way to a small angry planet de Becky Chambers
Aunque me gusta apoyar las editoriales españolas y suelo comprar traducciones, a veces prefiero leer en el idioma original, sobretodo en ocasiones en las que no se sabe si este libro va a llegar realmente a costas españolas. The long way to a small angry planet ha sido leído por bastantes conocidos de blogger que me lo han recomendado y eso, sumado a que ya de por sí me llama la atención (y que al ser en inglés seguramente estará a un precio asequible) hace que sea un firme candidato para llenar mis estanterías y vaciar mis bolsillos.

La polilla en la casa de humo de Guillem López
La representación española a cargo de Guillem López, un autor que pude ver en el último Celsius y de quien no pude comprar su último libro por falta de ejemplares. Desde entonces que tengo pendiente comprarlo y leerlo, y ¿qué mejor momento que durante este festival? Entre Challenger y este, el tono oscuro de La polilla me llama más y es por eso que seguramente será el que compre.

Extra: Amanecer de Octavia Butler
Lo sé, lo veo venir. El hype que me van a provocar para este libro es como la crónica de una muerte anunciada y si lo encuentro a un buen precio, seguro que será una víctima más de mi consumismo euroconista. A sido uno de los más leídos este octubre en los participantes del #LeoAutorasOct y sí, tiene MUY buena pinta.

Y vosotros, vais a venir este fin de semana a Barcelona? ¿Cuáles van a ser vuestras compras? ¿Qué novedades estáis esperando con más ganas? ¿Creéis que mi cartera acabará como el gif de abajo? Nos vemos pronto, ya sea por estos lares o por las calles y bares de Barcelona :)


#LeoAutorasOct: Sensaciones e impresiones

lunes, 31 de octubre de 2016



Leí una entrevista a la editora de The guardian sobre una iniciativa que había nacido en twitter de manera muy similar a la de #LeoAutorasOct. #Readwomen2014 impulsaba a la gente a cambiar un poco sus hábitos lectores, a equilibrar sus lecturas y poner más libros escritos por autoras en sus estanterías. En la entrevista ella comentaba algo que me sorprendió, por que durante todo este mes me he sentido muy identificada con esta frase:

"When I first wrote about it for a magazine, I had no inkling #readwomen2014 would become so successful, but revolutions start small."

Las revoluciones empiezan con algo pequeño, sí, y aunque no estoy segura de que algo haya cambiado en nuestros hábitos lectores después de este mes dedicado a leer, recomendar y comentar mujeres escritoras, sí creo que poco a poco vamos por el buen camino. Por el camino de que editoriales decidan ampliar su listado de autoras editadas, por que las mujeres tengan más visibilidad tanto en la literatura general como en la literatura de género. Vamos por el buen camino porque proyectos como La Nave invisible o #LeoAutorasFantásticas están teniendo muchísima participación. La gente se interesa y aunque vivamos en este micromundo de internet dónde todo el mundo lee mucho y se interesa por la buena literatura, pese a todo eso, creo que este tipo de movimientos se pueden filtrar al resto del mundo. Y quizá dedicarle un mes a leer autoras no habrá sido nada relevante. Quizá en diciembre nadie se acordará de la iniciativa. Pero estoy segura que estamos solo al principio de un camino muy largo pero, que queréis que os diga, muy interesante también. 

Personalmente, la experiencia para mi ha sido muy gratificante. He tenido lecturas buenas y he tenido lecturas malas, por supuesto, pero el ver tanta gente compartiendo, hablando de autoras, nombrando a sus preferidas, reseñando y leyendo libros que quizá no habrían conocido si no fuera por la iniciativa. Todo eso motiva a continuar. Además, he cumplido el objetivo inicial que era reseñar y leer a autoras. De la lista que me propuse a finales de agosto, he añadido un par de libros y he leído un total de ocho lecturas (y media, teniendo en cuenta que estoy a medias con La casa de la alegría de Edith Wharton). He descubierto autoras como Anna Starobinets, Malka Older o Aliette de Bodard (que por otro lado, ya tocaba) y he podido reencontrarme con Banana Yoshimoto o Claire North. Espero poder mantener esta iniciativa que tanto ha gustado durante todo el año (no leyendo exclusivamente mujeres, pero sí intentando que mis lecturas y mis reseñas sean más equilibradas).

Espero que este blog haya sido uno de esos rincones y que si en algún momento habéis necesitado encontrar alguna recomendación, visitarlo os haya servido de ayuda. El mes de octubre se acaba y con él, el #LeoAutorasOct. Pero han sido tantas las recomendaciones, tanto el hype por leer otras autoras, que por suerte, no se acaba aquí. Y contadme, ¿cómo habéis vivido este mes? ¿Qué habéis leído? Espero que vuestras lecturas hayan sido tan gratificantes como las mías. 

Os dejo más abajo reseñas y artículos que me han parecido interesantes y que han ido surgiendo este mes. Si tenéis alguna reseña de algún libro que os haya fascinado y no está en la lista, estaré encantada de añadirlo:

La nave invisible


Donde termina el infinito
Leemos autoras en Octubre

Boy with letters
Pon ficción corta en tu pila

In the never never
Seis de cuervos de Leigh Bardugo

Neo Nostromo
Entrevista a Mariana Enríquez

La vieja Morla
Reflejos en un ojo dorado

A Petrie le gustan los libros
El cuento de la criada de Margaret Atwood

Arcana Mundi de Elizabeth Bear

viernes, 28 de octubre de 2016



Hace mucho tiempo, gané este libro en un sorteo. De hecho, creo que fue el primer sorteo que gané en blogger, así que imaginad la de tiempo que ha pasado. Ante mi reticencia usual hacia el libro electrónico y con la cantidad ingente de libros por leer en físico que tengo en las estanterías, fui apartando Arcana Mundi de mis pendintes. Sin embargo, y con la idea de leer a más autoras de género, cuando llegó la iniciativa de #LeoAutorasOct, pensé que Bear era ideal para leer este mes. 

Arcana Mundi es una antología algo ecléctica de relatos de Elizabeth Bear, que es bastante inclasificable pero que tiene tintes sobretodo de ciencia ficción y weird, pero tocando muchísimos subgéneros de fantasía, ciencia ficción y hasta terror. La antología recoge una selección de cuentos muy variadas, desde cuentos dónde la ciencia ficción es la protagonista hasta cuentos en los que el humor toma las riendas.

Esta ha sido mi primera lectura de Fata Libelli y tengo que admitir que después de tan buenas críticas, me esperaba muchísimo. Hace tiempo que me he declarado fanática de los relatos cortos y una autora como Bear, con una carrera tan larga a sus espaldas (y tan desconocida en España) me llamaba mucho la atención. Y es curioso, porque la autora consigue crear un mundo fantástico, plagado de ideas innovadoras e interesantes, con las pocas páginas que duran sus cuentos. Toca temas muy variados, desde la fantasía épica con toques de fábula hasta a un ciberpunk muy similar a una película de Cronenberg. Desde alienígenas camuflados hasta homenajes a Alicia en el país de las maravillas en un tono mucho más gore de lo que habría imaginado el propio Carroll. 

Otro de los placeres que ofrece Elizabeth Bear es su forma de escribir. La narrativa es preciosa y acompaña a la perfección todos los géneros que la autora toca. Es una autora muy versátil y eso no hace que pierda calidad en ninguno de sus relatos, sino todo lo contrario. La traducción, a cargo de Silvia Schetin, no pierde el tono lírico que parece tener la autora en su idioma original, sino que lo realza. 

Sin embargo, y aquí viene el gran pero de la reseña, he tenido un problema con toda la antología y es que sus relatos no me han llegado. Me han dejado totalmente fría. Reconozco que esto es algo totalmente personal y por todo lo que he comentado más arriba, muchos disfrutarán y se maravillarán con esta antología. Pero en mi caso, todas sus ventajas se me quedaban vacías en el momento en el que el relato no me decía nada.

Y no es que me haya horrorizado. He disfrutado del libro, pero menos de lo que esperaba. De una forma que, en algunos relatos más que en otros, me parecía meramente superficial. Quiero recalcar, eso sí, un par de relatos que me han gustado más que los demás. El primero, La marca de la marea, tiene todos los elementos de un relato de ciencia ficción perfecto, con un final previsible pero desgarrador. Y Mangosta, escrito a cuatro manos, es disfrutable sobretodo para todos los fans de Alicia en el país de las maravillas.

En conclusión, la antología tiene una calidad impecable y sin embargo, no puedo decir que la recomiende. Seguro que a muchos os podría gustar, pero a mi me ha dejado más bien fría, lo cual me apena porque realmente tenía todos los ingredientes para gustarme. Quizá lo intente con otro libro de Bear, si es así, ya os contaré. 

Otras reseñas del libro:
Dreams of Elvex
Libros prohibidos