En octubre, recomendamos a autoras

viernes, 30 de septiembre de 2016



Hace un mes que os comentaba sobre la iniciativa de #LeoAutorasOct y desde entonces la cantidad de entradas, vídeos y comentarios de gente que se va a apuntar es cada vez más grande. ¿Quién nos iba a decir a nosotras que una "inocente" conversación en twitter llegaría hasta aquí? No sabéis la ilusión que me hace ver que este tipo de cosas pueden movilizar nuestro pequeño pero acogedor mundo. Y como yo solo hablé de los libros que yo iba a leer y viendo que mucha gente ha recomendado libros o otras autoras, he decidido hacer una lista de las autoras que recomiendo leer a todo el mundo. Ya hice en su momento una lista de mis seis autoras preferidas que podéis consultar aquí, así que intentaré variar un poco. 

Diana Wynne Jones
No es que sea una aficionada a su obra, básicamente porque solo he leído un libro, pero El castillo ambulante me gustó tanto que creo que Diana se merece un espacio en esta lista de recomendaciones. No solo por que es una autora de género, sino porque su manera de concebir el mundo de su novela, la forma de magia y ese candor que describe toda su historia... para mi, una preciosidad que merece la pena descubrir.

Yoko Ogawa
Esta autora tiene dos facetas y por desgracia, yo solo conozco una (de momento). Su faceta más cándida, más cercana al lector con historias cotidianas llenas de esa elegancia y sutilidad que caracteriza a los japoneses. Pero por otro lado, también tiene relatos o historias para los que disfrutan de las historias japonesas más "weird". 

Anna Starobinets
Vale, sé lo que estáis pensando. Sí, solo he leído un libro de esta autora y sí, lo leí recientemente. Pero no solo me enamoré de su forma de narrar las cosas, de infundir un terror psicológico de manera muy inteligente con unos cuentos que te dejan con el corazón en la mano. Tengo El vivo esperándome en casa y seguramente será una de mis próximas lecturas, porque Starobinets me ha convencido.

Anne Brontë
Escojo la hermana menos conocida justamente por eso. Todos habéis oído hablar de Charlotte o de Emily y cada uno tiene su preferida, pero desde que leí La inquilina en Wildfell Hall, que me pareció muy injusta la poca fama que tiene Anne en relación a sus hermanas. De aquí poco me llegará Agnes Grey y voy a disfrutar mucho con él, seguro.

Almudena Grandes
Faltaba una autora española y quizá elijo una de la que se habla poco en blogger pero que tiene su fama en España. Una fama tengo que decir muy merecida, pues Almudena Grandes no solo escribe maravillosamente, sino que sus historias llegan muy adentro. Tiene una obra muy variada dónde elegir, aunque yo os recomiendo que leáis alguno de Episodios de una guerra interminable. Sí, habla de la guerra civil, el tema eterno de los españoles, pero lo hace de una manera tan preciosa que no cansa. 

Claire North
Si North ya me gustó en su momento cuando leí Las quince vidas de Harry August, en el Celsius caí eternamente enamorada de ella. Esa alegría, esa manera de bromear y de interaccionar con el público, su sonrisa preciosa... North nos tuvo a todos comiendo de la mano y desde entonces unos cuantos exigimos que se haga constante en el Celsius, algo así como Abercrombie. Sea como sea, este octubre leeré uno de sus libros y os invito a que os unáis a mi para descubrir (o redescubrir) esta maravillosa escritora. 

Releyendo la entrada, me doy cuenta que solo he leído un libro de la gran mayoría de autoras de la lista. Y sin embargo, son de esos libros que me encantaron y que me hicieron coger más ganas para leer el siguiente. Tenéis más recomendaciones en la entrada adjuntada arriba, pero, y con peligro a equivocarme, estoy segura que ninguna de las autoras de la lista os va a decepcionar. 

Al este del Edén de John Steinbeck

martes, 27 de septiembre de 2016




Cuando la gente te recomienda un libro por activa y por pasiva (gente en cuyo criterio confías y gente que sabe bien lo que te gusta), ese libro acaba cayendo en la lista de pendientes. Al este del Edén era uno de esos libros para mi, un libro que mi madre, mi hermana, amigos y gente de Blogger me había recomendado varias veces y que tenía en casa esperando para el momento ideal. Cuando me voy de viaje me gusta llevarme libros tochos (porque suelen durar más, básicamente), así que cuando fui a Polonia, pensé que sería el libro ideal. Lo que no me esperaba era devorarlo en tan poco tiempo y es que Al este del Edén ha sido una de mis mejores lecturas del año.

Al este del Edén nos lleva al Valle de Salinas, donde varias familias cultivan y viven de la tierra. La novela sigue la historia de dos de estas familias. Por un lado, los Trask y por otro, los Hamilton. Dos familias totalmente opuestas pero cuyas vidas están inevitablemente relacionadas. Una epopeya familiar que recorre 40 años de historia americana.

Las epopeyas familiares suelen ser una apuesta segura en cuanto a lecturas y no puedo recordar ninguna que me haya decepcionado. Sin embargo, Al este del Edén es algo más que eso. Sí, es verdad que nos habla de diferentes generaciones y que vemos a los personajes crecer y hacerse viejos, pero tiene mucho más. El libro nos habla de varios temas en un reflejo del tema bíblico de Abel y Caín y de la maldad inherente en el ser humano o la capacidad de elegir ese mal.

Este tema, que es el leiv motiv de la historia, se trata sobretodo en las dos últimas partes. Las dos primeras, por lo tanto, son más bien introductorias. Eso no le quita interés al libro o hace que cueste mucho meterse en la historia, sino todo lo contrario. Steinbeck logra que la introducción resulte tan interesante como el nudo de la historia y consigue que el lector se adentre con una facilidad pasmosa en la novela. De hecho, se hace difícil despegarse del libro e irse a dormir (y si no hubiera estado de viaje, seguramente me habría encerrado en mi habitación para leerlo en maratón).

Esto lo consigue Steinbeck con una escritura preciosa y unos personajes muy interesantes. Sobretodo Lee, los Hamilton (que, por lo que he leído, están basados en la propia família de Steinbeck, por lo que el libro tiene toques autobiográficos) o los hermanos gemelos tienen muchos matices y se hacen personajes muy reales. Lo contrario pasa con Cathie o Adam, que aún siendo una parte importantísima de la novela, para mi resultan demasiado obvios y planos, sobretodo comparando con la riqueza de los demás. La maldad de Cathy es demasiado exagerada, llevada a un extremo irreal, así como la inocencia de Adam (algo que además contrarresta un poco con lo que sabíamos anteriormente de él). 

Sin embargo, ese es el único pero que puedo ponerle a Al este del Edén. El libro funciona muy bien y las más de seiscientas páginas que tiene (al menos en mi versión) se beben muy rápido. Es de esos libros que te dejan con una sensación de calidez al acabarlos, de esos que guardas en las estanterías con cariño, como si te despidieras de un buen amigo. Al este del Edén es uno de esos clásicos del siglo XX que no puedo dejar de recomendaros.

Otras reseñas:

Infomocracy de Malka Older

viernes, 23 de septiembre de 2016



Aunque aún no es octubre, yo ya he empezado a leer autoras con el #LeoAutorasOct. No suelo leer libros así. No lo digo por que el libro de Malka Older sea un libro que no me llame la atención o que se salga de mi rango de lecturas. No suelo leer libros así porque normalmente leo libros que me han recomendado bastante o de los que tengo el hype muy subido. Sin embargo, casi no sabía nada de Infomocracy cuando lo marqué en la lista de libros pendientes. Me llamaba mucho la premisa y el hecho de que todo el libro girara alrededor de la política, por lo que cuando dediqué el mes de agosto a la ciencia ficción, Infomocracy fue uno de los elegidos.

La novela de Older nos lleva a un futuro no muy lejano en el que la mayoría de países se han dividido en centenales, teniendo en cuenta el número de habitantes y olvidando las fronteras anteriores. Durante las grandes elecciones, que se hacen una vez cada diez años, los habitantes votan por partidos que gobernarán cada uno de los centenales en lo que llaman micro-democracia. Estos partidos compiten durante las elecciones por ganar la mayoría absoluta mundial. Estas votaciones son posibles porque están organizadas por Información, una especie de internet similar al comlog de Hyperion o a una especie de internet con wifi mundial al que todo el mundo puede acceder automáticamente. 

La capacidad de Malka Older por trasladarnos a esta ambientación tan original es impresionante y aunque al principio pueda parecer algo confusa, rápidamente podemos recrear en nuestra cabeza las divisiones sociales que esta nueva organización mundial le da a la sociedad de Infomocracy. Los centenales son uno de los grandes aciertos de la novela y Malka Older juega muy bien con ellos, mostrándonos a través de la acción todo lo que puede ofrecernos un mundo así. 

Esta maravillosa ambientación sirve como telón de fondo (aunque a veces parezca muy protagonista) para un thriller político en el que conocemos a tres personajes principales (y algunos secundarios) que están relacionados, a su manera, con las elecciones (un miembro de la organización de Información, otro que actúa como informador para Policy 1st, un partido que lucha por la Super Mayoría y otro que está en contra de la micro-democracia). Ambientada durante la campaña electoral, el lector es capaz de sentir la tensión que viven los personajes. 

El mayor problema que tiene la novela es el ritmo (o a veces, la falta de él) que cuesta sobre todo en algunas partes del principio de la novela y hacia al final. Al principio, porque al menos a mi me costó un poco entrar en este mundo creado por Older y hacia el final porque hay algunas escenas o algunas situaciones que rompen demasiado el ritmo que se crea a la perfección en el resto de la novela. También se introducen algunos conceptos que quedan en el aire y que, siendo esta una novela que bebe tanto de su ambientación, creo que habrían sido muy interesantes.

En general, es una novela muy interesante que habla de un tema que, al menos yo, he visto poco en la ciencia ficción. Una ciencia ficción más especulativa que imaginativa y que nos lleva a un futuro cercano en el que, perfectamente, vemos la situación actual política española y mundial reflejadas. Una primera novela que aunque tiene algunos fallos, también tiene muy buenas ideas y que me hace esperar con interés lo siguiente que pueda escribir esta autora. 

Otras reseñas de este libro:

Astronautas de Stanislaw Lem

lunes, 19 de septiembre de 2016



Uno de mis objetivos al proponerme leer casi exclusivamente ciencia ficción en agosto fue la idea de leer a clásicos de este género que durante mucho tiempo me he estado perdiendo. Stanislaw Lem es uno de estos autores a los que tenía ganas y aunque ya lo conocí con Solaris, su bibliografía es tan extensa que es como si casi no hubiera abarcado nada. Es un autor polaco que empezó a publicar en los años 60 y al irme yo de viaje a Polonia, pensé que Astronautas sería el libro ideal.

Después de que el impacto de un bólido desconocido desconcierte la comunidad  científica durante casi un siglo, gracias a unas excavaciones se descubre un mensaje que llevaba dicho bólido. Un mensaje que es descodificado por los mejores científicos del planeta y que desvela la intención de invasión de los habitantes de Venus hacia la Tierra. Se decide que varios especialistas partan hacia el planeta vecino para tratar de averiguar las verdaderas intenciones que se esconden detrás de este mensaje.

Stanislaw Lem habla de este mismo libro en una pequeña introducción al principio de la novela. Es un texto de una página y poco más, pero lo que me gusta es que está escrita varios años después de escribir la novela y él mismo comenta que algunas de sus ideas son más bien naive. La sensación que debía tener él (y que tenemos aún hoy en día nosotros) sobre la ciencia ficción de Verne es muy extrapolable a las sensaciones que podemos tener hoy en día leyendo esta novela. Ideas, concepciones del mundo, tecnologías futuristas, todos estos conceptos que Lem podía tener en los años 50 están muy desactualizados y eso es parte de la gracia de este libro.

Como me pasó con Solaris, disfruté muchísimo de las partes en las que Lem deja su faceta de narrador aparte para mostrarnos, cual libro de texto, tecnologías o análisis científicos. Las primeras cien páginas parecen ciertamente un libro de texto de física, biología y sobretodo, ingeniería aeronáutica (de la época, claro). A partir de la página cien el libro cambia totalmente de tónica y nos muestra una historia de aventuras al más puro estilo Verne, en el que vemos como los astronautas van a Venus y la civilización que descubren ahí.

Stanislaw Lem trata varios temas en este libro, como el choque cultural entre la humanidad y una sociedad totalmente diferente a nosotros. Sin embargo, y al revés que pasaba en Solaris, Lem ofrece aquí una perspectiva más optimista y quizá menos real, en la que la humanidad va con la mente abierta y sin tomar decisiones ni conclusiones precipitadas. Esta posición más naive también está determinada por la censura del régimen comunista, en su auge en el momento en el que Lem escribió esta novela. Se echa de menos, pues, el cinismo que se podía leer en Solaris.

Sin embargo, Astronautas sigue siendo una obra de Lem y podemos encontrar temas de los que posteriormente hablaría más críticamente el autor y un estilo que lo caracteriza, con partes más densas pero con un cuidado por la precisión científica que caracteriza al autor. Es su primera novela y eso se nota, sin embargo, creo que vale la pena conocer también esta faceta de Lem, porque el libro, pese a sus ideas desactualizadas, tiene fragmentos fascinantes.

Otras reseñas:

La voz de los muertos de Orson Scott Card

viernes, 16 de septiembre de 2016



Hace mucho tiempo cometí el error de hacerle caso a @Kiriathan y me leí un libro que me recomendó. Y bien, desde entonces estoy pagando las consecuencias. Cada vez que me recomienda un libro (y aunque tarde mucho en leerlo) acaba encantándome y claro, entonces eso le da carta blanca para recomendarme más. Pues bien, La voz de los muertos (la segunda parte de El juego de Ender) ha sido su tercera recomendación y siguiendo el patrón de las otras dos, es una historia que me ha gustado mucho más de lo que me esperaba. 

Han pasado 3000 años desde la destrucción de los Insectores por mano de Ender y desde entonces, la humanidad se ha extendido alrededor del Universo y ha conquistado muchos planetas. Uno de ellos, Lusitania, ha encontrado la clave para redimir la humanidad del genocidio cometido por Ender: los cerdis, la primera especie alienígena inteligente que interacciona con los humanos desde los insectores. Una oportunidad para hacer las cosas bien. Sin embargo, cuando uno de los antropólogos aparece muerto por la comunidad de cerdis, Andrew Wiggins, Portavoz de los muertos, es llamado para hablar con su voz. 

Segundas partes nunca fueron buenas. Seguro que habéis escuchado más de una vez esta frase y normalmente da en el clavo: En el momento en el que el autor intenta replicar esa fórmula del primer éxito es el momento en el que está enterrando a lo más hondo su obra. Sin embargo, Orson Scott Card hace justamente lo contrario. En vez de repetir la fórmula, crea un libro cuya trama difiere totalmente de la escuela de entrenamiento de Ender y la guerra de los Insectores, pero que habla, al final, de temas bastantes similares como la interacción de la humanidad con aquellos que no son similares a ellos o la ética de la ciencia.

Justamente estos temas están muy bien tratados y Scott Card crea una historia que se lee en una sola tarde y que no se hace densa ni pesada pese a hablar de temas filosóficos muy interesantes como los antes comentados. La trama se desarrolla a un ritmo ideal para que el lector vaya asimilando todas las ideas y creando las suyas propias a medida que Scott Card va mostrando el devenir de la trama y de los personajes. La transformación de Ender es otro de los aciertos de Card, que pasa a ser un niño casi perfecto a ser un personaje con más matices, un personaje que comete errores o que se deja llevar por sus sentimientos (aunque sea en pocas ocasiones). 

Uno de los temas de los que habla Scott Card es la regulación y el tratamiento del método científico. La biología y la ciencia en general están muy presentes en este libro (no por algo la mayoría de los personajes son biológos o antropólogos), tanto en la metodología de la ciencia en sí (el proceso, la inacción humana para no contaminar pruebas o hasta la distancia que crea la superioridad moral humana) como la biología en sí, cuando descubrimos las maravillas que se esconden detrás de las especies alienígenas. 

En conclusión, una segunda parte excelente sobretodo porque no parece una segunda parte. Si esperáis ver un libro como El juego de Ender, no os encontraréis nada parecido y sin embargo, la forma de narrar la trama y la ejecución del libro sí tiene la firma de Scott Card. 

Otras reseñas de este libro:

La bomba número seis y otros relatos de Paolo Bacigalupi

martes, 13 de septiembre de 2016



Una de las cosas que más agradezco de haber entrado en Blogger y haber creado A través de otro espejo es el cambio que han sufrido mis lecturas y algunas ideas preconcebidas por la ignorancia o el desconocimiento. Antes de empezar a leer y reseñar libros, huía totalmente de las antologías: los cuentos me parecían demasiado cortos y siempre me decantaba por las novelas. Sin embargo, empecé a leer antologías y empecé, poco a poco, a apreciar más y más el trabajo y el encanto de los relatos. Después de leer varias, he descubierto que no solo me apasionan, sino que me apetece mucho leerlas. Por eso, cuando puse La bomba número seis y otros relatos de Bacigalupi en la lista de ciencia ficción que quería leer en agosto, lo puse con muchas ganas de leerlo. Y quizá por eso fue de los primeros libros que elegí para leer.

Uno de los autores de ciencia ficción más interesantes que hay actualmente es Paolo Bacigalupi, el autor de La chica mecánica y un escritor que nos habla de un futuro, normalmente bastante negro, en el que la sociedad se ha desarrollado a niveles infrahumanos. En estos cuentos, Bacigalupi demuestra una vez más la capacidad para recrear futuros diferentes pero todos con un tono derrotista similar: Una humanidad en la que los excesos de recursos del pasado ha marcado el futuro.

Como toda antología, hay cuentos que gustan más y otros que gustan menos. Eso es típico de casi todas las antologías y sin embargo, Bacigalupi consigue un conjunto de relatos que siguen una línea similar en cuanto a calidad e interés, aunque traten de temas muy diversos (siempre colocados en un futuro especulativo) y demostrando que, al menos desde mi punto de vista empírico e inexacto, Bacigalupi es mejor relatista que novelista.

El futuro que nos muestra Bacigalupi es aterrador y no lo adorna con ningún tipo de flor, sino que los muestra cruda y duramente como son: futuros en los que la humanidad poco a poco se ha perdido, ya sea por los excesos, por desgracias climatológicas provocadas por la misma humanidad o, simplemente, por el consumo abusivo de la  Tierra y de nosotros mismos. Bacigalupi trabaja con la ambientación de una manera magistral, haciendo que nosotros sintamos las mismas sensaciones que los personajes, que vivamos la falta de agua o de alimentos o la falta de humanidad en nuestra propia piel.

Y aunque la labor de Bacigalupi de crear relatos en consistencia con toda la antología es excelente, sí que hay algunos que me han llamado más la atención que otros. Relatos como La chica aflautada, Seres de arena y escoria, Respuesta evolutiva o el relato que da nombre a la antología, La bomba número seis, son relatos que muestran futuros desoladores o escenas postapocalípticas disfrazadas de ucronía. Por otro lado, me han resultado algo más lentos relatos como Tarjeta amarilla o El fabricante de calorías, quizá por estar ambientados en el mismo mundo que La chica mecánica (un mundo que, concuerdo con Bacigalupi, merece más de una historia pero que, al conocerlo de antemano, se hace menos interesante de descubrir que otros).

De nuevo y como dije en la reseña de La chica mecánica, tengo que volver a hablar de la traducción, pues me parece excelente. Bacigalupi tiene una clara tendencia a ambientaciones asiáticas y muchos de los conceptos están en los idiomas originales de los países en los que pasa la acción. Eso me parece un acierto, pues te adentra aún más en la historia y logra ambientarte de maravilla. 

Un libro que recomiendo, pues Bacigalupi logra no solo mostrar la ambientación futurista que desea en cada uno de los relatos, sino hacerlo de manera que los personajes tengan el poder en sus manos, la trama a través de sus palabras y no sean solo simples peones para mostrarnos una idea, un desarrollo dentro de la cabeza del autor. Con una duración excelente, un final en cada relato casi siempre climático y fascinante, el autor americano demuestra una vez más por qué es de las nuevas voces de la ciencia ficción actual que más se tendrían que tener en cuenta. 

Otras reseñas de este libro:

Mary Barton de Elizabeth Gaskell

martes, 30 de agosto de 2016



¿No os pasa que hay autores a los que retornáis como quien vuelve a casa? ¿Autores con los que os sentís cómodos, bien, a gusto? Es curioso este fenómeno, porque a veces pasa por muy pocas obras del autor que hayas leído y para mi, Elizabeth Gaskell es una de las pocas con las que me siento así (Banana Yoshimoto, Jane Austen, Amelie Nothomb, Yasunari Kawabata, etc) y por eso cuando estoy alicaída o tengo ganas de abandonarme a una buena lectura, me parece una excelente opción de lectura. Y al tener Mary Barton pendiente en casa, no pude desaprovechar la ocasión para volver a casa.

Nos encontramos en Manchester, una ciudad donde la Revolución Industrial se ha vivido con mucha fuerza y donde los señores de las fábricas conviven con los trabajadores. La historia se centra en dos familias de obreros, los Barton por un lado (Mary y su padre John) y los Wilson por otro. El libro empieza mostrándonos la terrible desolación que se instala en casa de los Barton al morir la madre de Mary y su padre, dispuesto a darle una buena vida a su hija alejada de las fábricas, le busca un trabajo como aprendiz de costurera. La belleza de Mary Barton llamará la atención de varios pretendientes y Mary se verá en la diatriba de tener que elegir entre dos de ellos.

Y aunque hay una historia de amor latente en este libro, con la protagonista que da nombre al libro, Elizabeth Gaskell no quería centrarse en ella y es más bien un añadido a la crítica social que predomina en esta obra. El hecho de que Mary Barton tenga que elegir entre Jem Wilson, un buen chico que la ama con todo su corazón pero que no puede darle un futuro brillante y un hijo de un fabricante, adinerado pero sin un amor mutuo, da a entender cual es el tono de la novela. Y es que lejos de esas historias de brillante felicidad rural como Cranford o Hijas y esposas, Mary Barton tiene un claro tono melancólico y oscuro.

La lucha social de los obreros contra los dueños de las fábricas no está tan presente como en Norte y sur, pero también forma parte de la ambientación de esta historia. En Mary Barton sin embargo vemos los efectos de esta lucha y vemos como hasta la mejor persona puede poco a poco ennegrecer su corazón ante la injusticia social. Este planteamiento me ha parecido extremadamente interesante, sobretodo teniendo en cuenta que Gaskell intenta siempre ver ambos puntos de vista, pero sobretodo ponerse en la piel de los obreros del norte de Inglaterra a mediados de siglo XIX.

Este tema se pierde un poco hacia la segunda mitad del libro, donde la relación de Mary Barton con sus pretendientes coge más fuerza y en la que la protagonista también tiene más representación en el papel. Es entonces cuando vemos las dudas entre lo correcto y lo incorrecto, entre el deber filial y el deber romántico. El crecimiento personal de Mary es otro de los leiv motiv del libro y es el que tiene especial relevancia hacia el final del libro, donde la lucha de John Barton y de los obreros pierde fuelle. 

Esta novela tiene un tono más dramático que otros de la autora y tiene una cierta similitud a otras obras de Dickens en las que la miseria, la tristeza, el hambre y la injusticia predominan sobre el amor o la tranquilidad rural. Gaskell logra meterse perfectamente en la piel de sus personajes y nos transmite la dureza de la vida en las ciudades industriales. Al estar ambientada en la misma ciudad en la que vivió Gaskell, la riqueza de detalles que rodean a la novela es fantástica. 

Se trata de la primera obra de la autora y eso se nota. El hecho de que la lucha de clases pierda importancia a medida que avanza la trama hacen que el libro pierda bastante y Gaskell se ampara en una religiosidad para explicar o justificar a un bando a otro, sin llegar a decidirse por ninguno. Sin embargo y pese a todo eso, el libro representa maravillosamente el movimiento social de la época y nos transmite unas sensaciones de una forma magistral. Mary Barton es una especie de antecesora de Norte y Sur y los pequeños fallos que vemos en esta se ven arreglados en la siguiente. Pero si ya habéis leído otras obras de la autora, seguro que disfrutáis de Mary Barton como yo. 

Leemos a mujeres en octubre

viernes, 26 de agosto de 2016



Hace poco se hablaba en twitter de un tema bastante interesante: la literatura escrita por mujeres que lee cada uno, más concretamente la de género. Se habló en blogs como el de Alex, el de Laura o el de Felicidad y esta última decía algo bastante interesante: Si quieres leer más autoras, hazlo y punto. Por lo que contando mis lecturas en goodreads y viendo la ridícula suma de 16 libros escritos por mujeres sobre los 59 leído en lo que llevo de año, me he dado cuenta de que estoy leyendo muy poco.

Marcarme unas lecturas para leer en agosto me ha ido muy bien y he podido quitarme muchos pendientes de la lista, además de descubrir a nuevos autores de cifi. Comentándolo por twitter salió una iniciativa similar para leer autoras en octubre, a la que nos apuntamos varias personas muy rápidamente: Isa, Carbaes, Marbaden, Omaira y Doña Sierpe.

Ann Leckie
Ancillary Justice

Aranzazu Serrano Lorenzo
Neimhaim

Amelie Nothomb
Ácido sulfúrico

Kazumi Yumoto
Los amigos

Elizabeth Bear
Arcana Mundi

Aliette de Bodard
En una estación roja, a la deriva

Anna Starobinets
Una edad difícil

Claire North
The sudden apareance of Hope

Edith Wharton
La casa de la alegría


Ya veis que Ann Leckie repite (no me dio tiempo de leerlo en agosto, pero tengo muchas ganas de hacerlo) y también he intentado que haya bastante literatura de género (6/9), pero como os digo, sobre todo son libros que tengo en la estantería esperándome para leerlos desde hace bastante. He intentado hacer una lista realista de libros que podía leer durante el próximo mes de octubre, pero no aseguro a nadie que haya alguno que lo lea antes (el ansia, ya se sabe) o que añada alguno antes de empezar el mes.


The rest of us just live here de Patrick Ness

martes, 23 de agosto de 2016



Los que sigáis mi blog desde hace un tiempo sabréis de sobra que no leo ni reseño literatura juvenil casi nunca. Hace tiempo que no me interesa y que no encuentro nada de calidad que pueda cambiar eso. La mayoría de la literatura juvenil que se edita hoy en día es repetitiva y está mal escrita y sí, estoy generalizando, porque de vez en cuando te encuentras autores joya como Patrick Ness. Ya reseñé en su momento More than this, una novela que tiene protagonistas juveniles pero que se aleja mucho de la ciencia ficción juvenil que he visto publicada últimamente. 

Cuando el mundo está en peligro, siempre aparece ese elegido, esa persona que parece tan normal pero que tiene el poder en su interior para combatir el mal y salvar el mundo. O al menos eso es lo que nos han explicado en muchas novelas. Sin embargo, asumámoslo: Si hubiera un apocalipsis zombie o una llegada masiva de vampiros o alguna fuerza maligna intentara eliminar el mundo, el 99% de la población sería un extra, alguien ue moriría sin saber que ha pasado o que, simplemente, intentaría seguir con su vida.

Y ese es el punto de vista que nos muestra Patrick Ness en este libro. Los cuatro protagonistas de la novela son personajes normales, adolescentes que lo único que quieren es graduarse del instituto sin preocuparse por lo que harán los indie kids (los chicos especiales, los elegidos, los futuros héroes) ni las fuerzas que combaten. Y como adolescentes normales, tienen problemas normales relacionados con sus vidas normales: exámenes, amoríos, relaciones de amistad o problemas familiares. Todo eso cultivado por un ambiente que parece desmoronarse a su alrededor, aunque ellos no sean los protagonistas ni los encargados de arreglarlo.

Aquí Ness hace dos cosas muy inteligentes como autor: Por un lado, nos muestra al principio de cada capítulo un resumen de la trama "paranormal" que rodea la pequeña ciudad dónde viven los protagonistas. Unos resumenes de menos de una página que están cargados de ironía y que critican de manera maravillosa las novelas de literatura juvenil actuales. Por otro lado, nos muestra a personajes que realmente podrían ser nosotros, personajes normales con problemas normales. Esta parte es quizá la que menos me ha llegado, sobretodo porque está dirigido a un público juvenil, y sin embargo me ha parecido muy interesante la manera de tratar problemas como la sexualidad, el amor familiar o la amistad, problemas que podría tener cualquier adolescente y que podría verse reflejado en este libro.

Los problemas que Mikey y el resto de protagonistas (aunque sobretodo Mikey) van a vivir son reales y están tratados de una manera magistral. Alcoholismo, enfermedades mentales, homosexualidad o pérdida de un ser querido, cosas que podrían pasar a cualquiera de nosotros, a la gente no-elegida y que Ness relata de una manera que se aleja del morbo y de la sensibilidad extrema. La trata con la crudeza que necesita, sin entrar en melodramas baratos o escenas falsas. 

Esta mezcolanza entre la crítica y la novela juvenil está muy bien elaborada, con una escritura preciosa y muy sonora. Y aunque Ness pierde un poco el tono más maravilloso que tiene en otras novelas para acercarse más a la novela contemporánea (pues la trama sobrenatural hace más de background y de cultivo para la crítica que de trama principal), creo que es un libro interesante de leer, bien escrito y bien construido, con personajes que están cargados de dudas, de deseos, de sentimientos positivos y negativos y, sobretodo, de matices. Un ejemplo de que, de nuevo, la literatura juvenil sí puede estar bien escrita si es alguien como Patrick Ness el que está al otro lado del bolígrafo.

Otras reseñas de este libro:
Generación Reader

La ciudad y la ciudad de China Miéville

miércoles, 17 de agosto de 2016



Hace tiempo descubría (y os reseñaba) Embassytown, el único libro de China Miéville que ha traducido y editado Fantascy (esperemos que no sea el último). Fue una lectura tan fascinante, que me prometí a mi misma que leería más del autor. La dificultad para encontrar libros de Miéville en tiendas o bibliotecas hizo que me costara volver a encontrar un momento para leer a este londiniense, hasta que, después del Celsius, todo el mundo me empujó a re-descubrirlo de nuevo. Y aquí os traigo la reseña del resultado:

Cuando aparece el cadáver de una mujer muerta (y desconocida) en Breszel, es Tyador Borlú el encargado de resolver el caso. Sin embargo, pronto será evidente que este caso tiene una complejidad mucho mayor de la esperada: ha traspasado fronteras internacionales con la ciudad "vecina", Ul Qoma, una ciudad que está entrelazada con Breszel por una frontera invisible.

Una novela policíaca solo necesita un buen caso de asesinato y un inspector veterano y eso es lo que nos ofrece China Miéville con esta novela: Dos clichés que sin embargo están rodeados de una ambientación tan imaginativa y novedosa que nos saben a calidad. Miéville presenta estos elementos de novela negra ambientados en dos ciudades entrelazadas entre ellas, con fronteras que solo se sustentan por la burocracia y la educación que reciben sus ciudadanos. Los ciudadanos de una ciudad desven y desoyen a los habitantes de la otra, un ejercicio para el que han sido educados desde que son pequeños. 

Miéville crea este concepto y luego lo explora hasta sus límites en la novela. Nos muestra todos sus matices, las maneras en las que los habitantes lo viven y también las formas de eludir esta frontera invisible o de trabajar a su alrededor. Aunque la trama policíaca se desarrolla a un buen ritmo, manteniéndonos enganchados a las páginas del libro durante toda la novela, es esta ambientación la que realmente me ha fascinado y me ha mantenido atrapada en la historia. Una ambientación laberíntica, weird, casi Kafkiana, que se desarrolla y se amplía más y más a medida que avanza la novela. 

Esta complejidad escénica se recrea a sí misma y va aumentando su interés con otros elementos, como la Brecha o Orciny y sin embargo, Miéville nunca pierde de vista el asesinato o el inspector Borlú. Entrelaza perfectamente ambas cosas sin que una u otra pierda fuerza y ahí está la magia del libro: Miéville convierte una ambientación de cifi y un libro normalito de novela negra en un gran thriller de ciencia ficción. Y lo hace de tal manera, lo describe con tal magistralidad, que es totalmente creíble.

En conclusión: Aunque para mi la parte más de novela negra me ha resultado algo menos interesante (algo personal y es que la novela negra no me gusta mucho), toda la ambientación y la forma que tiene Miéville de mostrarla me ha parecido tan impresionante y fascinante que recomendaría el libro solo por eso. Y al autor, bueno, creo que está claro que todos deberíamos leer más a Miéville. Esperemos que pronto deje de ser tan inaccesible. 

Otras reseñas del libro: