Relojes de hueso de David Mitchell

jueves, 11 de agosto de 2016



Después de leer El atlas de las nubes, algo me decía que David Mitchell era exactamente el tipo de autor que estaba buscando. Con toques de literatura contemporánea mezclados con literatura de genero de una manera muy sutil y muy acertada, David Mitchell se va convirtiendo poco a poco en un autor del que quiero devorar todas sus novelas. Me regalaron el libro por Sant Jordi y cuando se anunció que Mitchell era uno de los invitados estrellas del Celsius, no quise posponer más su lectura.

Relojes de hueso empieza presentándonos a Holly Sykes, una chica de dieciséis años que decide escaparse de casa después de discutir con su madre. Estamos en la Inglaterra del 1984, en plena ola de calor y con Tatcher dominando el panorama político, pero los problemas de Holly son mucho más cercanos a ella y pronto conocerá la decepción amorosa. A través de seis partes, conoceremos no solo su historia, sino la de muchos otros personajes, muchas otras épocas.

Si habéis leído algo de Mitchell conoceréis su estilo particular para contar historias. Su forma de hilar las diferentes tramas en las que se dividen sus novelas, conectándolas por detalles, momentos, escenas que pueden parecer de poca importancia pero que cogen relevancia después. Estos elementos son muy usados por Mitchell en muchas de sus novelas y Relojes de hueso no es una excepción. Sin embargo, lejos de parecer repetitivo, Mitchell ha actualizado su fórmula y ha dotado de una conexión más cercana en esta novela.

Así, la historia gira alrededor de Holly Sykes y conocemos a Holly en todas sus épocas y desde muchos puntos de vista. Evolucionamos con ella, crecemos con ella y es imposible no encariñarse con su personaje que, de una forma más o menos sutil, va apareciendo en todas las partes de la novela. Lo mejor no es este homenaje al personaje de Holly, sino que conocemos también todo lo que la rodea y de esta forma, diferentes puntos de vista, diferentes opiniones sobre ella. Cada parte del libro está narrado por un personaje diferente (exceptuando la primera y la última) y eso le da una sensación de realismo al personaje.

Mitchell crea también una subtrama fantástica muy interesante y parecida más a la fantasía urbana que a la clásica, pero con toques muy originales. Es un placer para mi leer a Mitchell y esa capacidad que tiene de mezclar la literatura contemporánea con la de género me parece impecable. En esta ocasión el elemento fantástico le ha quedado muy sutil, lo que para mi es un acierto pero que para otros seguramente será un handicap de la novela.

La traducción es otro punto flojo, sobretodo si comparamos la musicalidad del autor al leerse en inglés: David Mitchell tiene una forma de escribir preciosa y con mucha fuerza en la entonación, por lo que la traducción inevitablemente pierde. Además, parece hecha con algo de prisa porque hay algunos errores ortográficos o gramaticales que rechinan un poco.

Lo mejor de Mitchell es que es capaz de hacer que leas 800 páginas como si fueran 200 y al menos yo me adentré tantísimo en la historia que estaba contando, en su forma de narrarla y en todos los detalles que tiene, que no me di cuenta de que estaba devorando el libro. Además, el autor aprovecha para hacer una crítica social, para hablar del desastre de la guerra de Irak o de la problemática de las editoriales, temas con los que puebla sus historias y que las enriquece. Sin duda, una de mis mejores lecturas en lo que va de año.

Otras reseñas de interés:
In the Nevernever
Dónde acaba el infinito
Sense of wonder

12 comentarios :

  1. Dejaré de leer reseñas tuyas :(
    Son tan buenas que siempre termino añadiendo otro libro a la lista interminable de pendientes jajajaja
    En serio, me llama muchisimo la atencion este libro. La historia se ve bien interesante. Así que.... Lo leere, y espero hacerlo pronto.

    Gracias por otra excelente reseña, saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí, lo sé, los bloggeros literarios somos el mal jajajajaja. Pero bueno, siempre viene bien una buena recomendación y además, si es Mitchell te aseguro que vale la pena sí o sí. Espero que te animes (con el autor y el libro) y ya me dirás que te ha parecido :D

      ¡Un beso y muchas gracias a ti por pasarte!

      Eliminar
  2. Ya en su momento me encantó el atlas de las nubes, así que sin duda tendré que seguir leyendo al autor. Me apunto la recomendación para leer el libro en cuanto pueda conseguirlo.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo me sentía igual y por eso cuando salió (y todo el mundo hablaba tan bien de él) no dudé en comprármelo. Ahora me toca Mil otoños, que lo tengo en casa esperándome (firmado <3) para cuando tenga tiempo. Espero que no llegue a 2017 jaja

      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Yo espero que lo hagas! Creo que Mitchell te gustaría mucho :)

      Eliminar
  4. No podría estar más de acuerdo, el libro se va leyendo prácticamente solo, es como leer muchos libros diferentes, todos complejos y sorprendentes, ir descubriendo los pequeños detalles hace que la lectura sea adictiva y que la enfoques de manera diferente. Yo aún no he leído El atal de las nubes, pero ya lo tengo en casa esperando a tener un tiempo para disfrutarlo sin apuros. Ya tengo ganas de repetir con el autor.
    PD: muchas gracias, Isa por enlazar mi reseña, no tenía ni idea y me he llevado una sorpresa al terminar de leer tu entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mitchell siempre tiene ese encanto, esa capacidad para escribir una "antología" y a su vez, una novela con hilo y una trama continuas. Y el rollo temporal siempre me ha gustado como lo ha tratado. Tengo ganas de hecho de releer sus libros (además de leer los que no he leído) porque hay un montón de detalles que se van descubriendo a medida que lees y que rememoran a otros detalles de las páginas anteriores y Mitchell lo hace con una gracia muy suya.

      Ha sido un placer enlazar tu reseña, ya tenía claro que quería hacerlo porque me gustó mucho :)

      ¡Un beso!

      Eliminar
  5. Ya os he leído a varios hablar bien de este libro. A priori no suele ser el tipo de novela que me llamaría pero habéis conseguido que lo ponga en la lista de futuras compras :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que merece la pena y que Mitchell es bastante apto para todos los públicos que busquen una lectura compleja y adictiva, da igual el tipo de género que suelan leer. Relojes de hueso tiene un toque ciencia ficción y uno de fantasía, pero también es muy importante la parte de literatura contemporánea. Es de esos autores inclasificables pero muy MUY disfrutables, así que espero que te animes a leer el libro :)
      ¡Un beso!

      Eliminar
  6. Holi :) Pensé que ya había comentado, pero parece ser que no. Que te voy a decir ya que no te haya dicho, es que coincido en todo lo que dices. Me ha gustado un pelín más que El atlas de las nubes, y eso ya es decir para mi. Seguir una conexión menos sutil, con un elemento mágico que se vuelve brutal en la quinta parte y ese final tan destructivo para el corazón ha hecho que vuelva a subir a Mitchell a mi altar de los mejores. Mi reseña estará cargada de fanboysmo mitchelliano, pero es inevitable con este hombre. Es una pena algunos errores garrafales de traducción, que sin verlo en inglés se notan, no me olvido de ese lavar las gafas por ejemplo. Un abrazote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaaaa!
      A mi también me ha gustado un poco más que Atlas, aunque este también me encantó (y fue mi puerta a Mitchell). El final es muy duro, de esos que te destrozan por dentro y que encima, no te esperas que lo hagan. Porque el final apoteósico (de la penúltima parte) te deja muy lleno, como si no necesitaras más. Y entonces viene la segunda parte y te vacía y te destroza y piensas: Mitchell, te odio y te amo xDD.
      Tengo muuuchas ganas de leer Mil otoños, ya te contaré! :D

      ¡Un beso!

      Eliminar