Arañas de marte de Guillem López

jueves, 1 de junio de 2017



Pese a que solo he leído dos novelas de Guillem López y un par de relatos, puedo asegurar con bastante confianza que, si algo caracteriza la obra del autor valenciano es su versatilidad a la hora de escribir. Conocí al autor con La casa en la polilla del humo, un libro opresivo y apocalíptico que me dejó una impresión muy fuerte en cuanto lo acabé. Y después de leer Arañas de Marte, os puedo decir que este autor es uno a tener muy en cuenta en el género español. 

Arañas de Marte nos pone en la piel de una pareja, Hanne y Arnau, que acaban de perder un hijo. Y mientras que Arnau lo sobrelleva como puede, Hanne se sumerge en una depresión. La dura experiencia de la madre está muy bien retratada y pronto ni el lector ni Hanne tendrán claro qué es real y qué es invención de su propia mente. ¿Qué diferencia a los recuerdos inventados y los vividos? 

Muchos, incluídos el propio autor, hablan de la quántica del cerebro cuando hablan de esta novela. Y es que la capacidad que tiene Guillem López de introducirnos en la mente de Hanne y de hacernos dudar, al igual que duda ella, de lo que es real y lo que es inventado, de lo que ha pasado y lo que no, está muy bien buscada. Nuestra existencia, nuestras vivencias y experiencias, son un cúmulo de recuerdos y ¿quién nos dice que sean reales? Todo lo vivido por las sensaciones empíricas no son más que bioquímica de nuestro cerebro y ¿es posible de alterar? Pero Guillem López no nos lo cuenta , sino que nos lo muestra: Hanne es incapaz de saber qué es vivido, que es soñado y que es imaginado y sus recuerdos se contradicen entre ellos. Y nosotros, como lectores, vivimos la misma experiencia que Hanne y dudamos: ¿qué nos están contando que sea real? ¿Qué nos está contando que sea mentira? ¿Dónde acaba lo metaliterario y empieza la ficcion? ¿Cuál de esas realidades alternativas es la que cuenta?

Esto también funciona por el magnífico estilo de López, consiguiendo algo que no es para nada fácil. No solo es un placer de leer, sino que el autor es capaz de mandarnos al ambiente opresivo y casi terrorífico de la mente de Hanne, al agujero de la depresión, y que parezca verídico. Constantemente juega con el lector, que se cree que ha resuelto las dudas con un capítulo y que ve que todas sus suposiciones son destrozadas en el siguiente. Y de hecho, al cerrar la página, las dudas siguen ahí y pese a eso, hay una sensación de satisfacción. 

La frontera entre el terror y la ciencia ficción no está clara en la obra. La ambientación nos traslada a una Valencia en un futuro próximo, mientras que aparecen algunos elementos de terror que dejan al lector incómodo, con arañas, agujeros negros o caballitos de mar. Pero sobre todo es esa sensación de incomodidad por la incertidumbre lo que juega aquí el factor de terror psicológico. Y es que sabernos encerrados en una realidad que quizá no sea la nuestra, que quizá sea solo un recuerdo soñado, es igual de terrorífico que una invasión de arañas de Marte.

Arañas de Marte ofrece una experiencia costosa pero muy satisfactoria, un viaje por lo onírico y lo real, de esos que se disfrutan más durante el trayecto que a la llegada. Una novela muy personal e íntima, sí, que nos arrastra hacia los entresijos de la mente humana, pero también universal, que hace preguntarnos de qué está construída la realidad y si realmente somos capaces de percibirla. 

Otras reseñas del libro:

4 comentarios :

  1. Muy buena pinta, no sé si lo leeré en breve, pero me lo apunto. Acabo de descubrir el blog y veo muchas cosas interesantes y lecturas diferentes a las que estamos acostumbrados en otros blogs. Me quedo por aquí.

    Besos,

    Bibiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me alegro que te haya gustado el blog y la reseña. Espero que te animes a leer algo de Guillem López, por que mola mucho :)

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Jo, como me ha gustado la reseña. Sé que a ti te ha gustado un pelín más que a mi. A mi me gusta más la redondez de una historia, aunque he disfrutado del componente de incertidumbre, de tambalearse en la realidad, de vivir como Hanne. Esta claro que hay que seguir la pista de Guillem :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Muchas gracias <3 A veces se me hace difícil hablar de esta clase de libros (y más si es de Guillem López, que tienen mucha chicha) pero me ha gustado este en concreto, sí, quizá un poco más que a ti. Es que es muy de mi rollo xD. Ya tengo ganas de leer lo que publicará a continuación <3 (aunque tengo pendiente y sin comprar, en casa, la de Challenger. Quizá lo compre en el Celsius :D)

      ¡Un beso!

      Eliminar