La mala dona de Marc Pastor

viernes, 3 de febrero de 2017



Cada vez que leo a Marc Pastor me sorprende la facilidad que tiene para conquistarme con solo palabras. Ya sé que es lo que normalmente hace un escritor, pero el manejo que tiene el autor catalán con el idioma se hace cercano y muy disfrutable. Después de leer L'any de la plaga y varios de sus cuentos, me decidí a leer La mala dona y a conocer la faceta más políciaca del autor. 

Esa historia se adentra en los callejones de una Barcelona de principios de siglo XX, una Barcelona que aún recuerda la sangre que corrió por entre los adoquines durante la Semana Trágica y que ha ahora se ve azotada por otra tragedia: las desapariciones de niños, normalmente niños de prostitutas y huérfanos: desapariciones que nunca son denunciadas a la policia. Moisés Corvo, bebedor, putero e inspector de policía, seguirá la pista a todas las desapariciones, recorriendo de punta a punta la capital catalana buscando a la que llamaron "vampira del carrer Ponent".

Enriqueta Martí i Ripollés es la protagonista de esta novela, un personaje que existió realmente y que tuvo en su haber la muerte de muchos niños hasta 1913, cuando murió en la cárcel. Marc Pastor se nutre de esta historia y la hace suya, dibujando con palabras las calles de Barcelona por las que paseaba Enriqueta y llevándola a su terreno con el personaje de Moisés Corvo, algo que no solo me parece extremadamente acertado, sino que le da ese toque de realismo a la historia con el que el autor juega constantemente. Aún así, hasta los que no sepan quien fue Enriqueta Martí pueden disfrutar de la novela, pues Marc Pastor juega con su personaje de manera que mantiene la intriga para cualquier lector.

Marc Pastor no solo usa al personaje histórico de Enriqueta como uno de los puntos fuertes de la novela, sino que haciendo que el narrador sea la Muerte (o el Muerte, pues él mismo se define como ente masculino) que permite un punto de vista omnipresente y a su vez, nos da las características de un narrador con personalidad: La Muerte opina, juega con le lector y con la situación, se traslada y hasta interacciona con los personajes y se convierte en un personaje más. Un narrador fiable que a su vez no lo acaba de ser del todo.

Sin embargo, para mi lo que hace este libro tan especial es la manera en la que Marc Pastor introduce al lector dentro de la ambientación y lo sumerge hasta ahogarlo. Esta inmersión es casi total y la oscuridad que rodea la trama y a sus personajes acaba calándote mientras lees sobre Corvo, Malsano (su compañero), Enriqueta, Bocanegra o otros personajes que van apareciendo en el libro. La forma de escribir de Pastor es ideal para este tipo de ambientación densa y tenebrosa. Una novela que te hace sentir incómodo sin que apenas se vea una gota de sangre, pues no necesita una sangría para mostrarte lo retorcido de los personajes. 

En conclusión, La mala dona ha sido una experiencia mejor de lo que me esperaba. No es el primer libro de Marc Pastor (podéis leer también la reseña de "L'any de la plaga"), pero aún así me ha sorprendido lo mucho que me ha sumergido en la historia. Como siempre os digo, si tenéis la oportunidad (y podéis) de leerlo en catalán, hacedlo sin dudarlo, pues es ese idioma el que retrata mejor los personajes y la ciudad de Barcelona). Si queréis saber un poco más de la historia de Enriqueta Martí, en las reseñas que os dejo a continuación hablan más concienzudamente de la historia que hay detrás de este libro y mucho mejor de lo que yo lo haría:

Otras reseñas del libro:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada