El guerrero a la sombra del cerezo de David B. Gil

viernes, 12 de mayo de 2017


Tengo que admitir algo que quizá os resulte extraño: El guerrero a la sombra del cerezo es la primera novela que leo sobre samuráis. Sí es verdad que de pequeña leí Leyendas de los Otori, pero aunque usaban elementos samuráis, eran libros más bien fantásticos. Es por eso que cuando David B. Gil me propuso leer esta novela, acepté con muchas ganas. Por un lado, estaba motivada por conocer un período del que solo había visto manga y anime. Por otro lado, tenía curiosidad por conocer al autor gaditano. Dos pájaros de un tiro.

El guerrero a la sombra del cerezo se divide en dos historias que van recorriendo, paralelas, un período de transición de Japón. Por un lado, la historia de Seizo Ikeda y Kenzaburo Arima, joven señor y su samurái, que huyen de la destrucción de la familia Ikeda y que prometen vengar la traición que han sufrido y las pérdidas que han vivido. Por otro lado, Ekai Inafune, un médico algo atípico que se verá envuelto en una trama política que le viene demasiado grande.

¿Suena bien, verdad? Esta novela se presenta como una novela histórica y realmente la ambientación está muy trabajada a un nivel de detalle excelente pero sin resultar excesivamente pesado. Muchos de los elementos japoneses de la época están introducidos sin mucho infodump y no hay abuso de pies de página. Sin embargo, y aunque como novela histórica funciona muy bien, la historia que nos cuenta David B. Gil es, sobre todo, una historia de aventuras. Esto, que cuesta ver en un principio a causa de la lentitud con la que se inicia la trama, va cogiendo más relevancia a medida que van pasando las páginas.

Otra cosa que me ha gustado mucho de la novela son los personajes. Aunque David B. Gil coge algunos prototipos de la época (el joven perdido, el samurái fiel y severo, el hombre avanzado a su época) en general ha sabido tratarlos suficientemente bien como para dotarlos de personalidad propia y carácter único. De esta manera, son ellos los que llevan la trama hacia adelante y los que logran que el lector empatice con ellos y se meta en la historia. Aunque a veces Gil abusa un poco de las descripciones (algo que para mí no es molesto pero sí puede resultar pesado a otras personas), son estos personajes los que logran engancharte de verdad al libro.

Gil trabaja muy bien con el simbolismo. Nos traslada con facilidad al Japón de principios de la era Edo y sin embargo, usa elementos simbólicos que los lectores desconocedores de Japón puedan conocer, como puede ser el propio cerezo o la cultura samurái. No son elementos colocados al azar para resultar una lectura cómoda en manos de un occidental, ya que David Gil sabe hilarlos bien con la trama para que resulten imprescindibles. También es interesante el dualismo con el que trabaja (que se comentó en su presentación y con el que estoy muy de acuerdo), un dualismo que no solo se ve en los dos personajes principales, sino también en las tramas o en los períodos que viven los personajes. 

El libro en sí no es perfecto. A veces se hace demasiado largo (con algunas escenas que resultan innecesarias) y a veces las tramas están descompensadas (de manera que te interesa más una que otra). La lentitud que ya he comentado se ve reforzada a veces por estos momentos sobrantes que no aportan nada. Por otro lado, hacia el final hay algún elemento que me pareció inverosímil, algo que contrasta mucho con el resto de la novela que resulta bastante creíble.


La sensación general es la de una novela redonda, con un final que satisface a cualquier lector y un desarrollo que, aunque se recrea en sí mismo y se hace largo, es disfrutable. Es como viajar al propio Japón y el lector vive los paisajes del país nipón con sus personajes: lucha con ellos, siente con ellos y sufre con ellos. Si os gusta la novela de aventuras o si os fascina la cultura japonesa, seguramente disfrutaréis tanto como yo con El guerrero a la sombra del cerezo. 

Otras reseñas del libro:


6 comentarios :

  1. La tengo más que apuntada porque el género me encanta y de vez en cuando me apetece viajar al Japón de épocas pasadas.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Esperandome on the pila lo tengo. A mi lo de viajar a Japón ya sabes... (jejejeje) Ya os contaré :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Con este libro estaba indecisa porque no sabía si comprármelo o no, en parte por miedo a que me resultara muy pesado porque fue la sensación que me dio a pesar de que la sinopsis más interesante no puede ser. Con tu reseña he visto que en parte llevaba razón pero creo que puede ser una lectura interesante así que finalmente me lo apunto en la lista.

    Me ha encantado tu reseña <3

    -A

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Quería leerlo aunque no estaba 100% segura, creo que puede gustarme en parte porque llevo tiempo queriendo leer algo ambientado en Japón.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! PLS, has mencionado Las leyendas de Otori y me ha venido un mega flashback porque los leí cuando era "peque" y ni recordaba cómo se llamaban *^* Me gustaron mucho por el tema de Japón pero con el tiempo he ido olvidando la saga...

    En cuanto a el libro de El guerrero...La verdad es que a parte de los libros de Otori *que casi ni recuerdo* no he leído nada más ambientado en Japón (que no sean mangas) y por lo que cuentas puede ser bastante interesante. Como a finales de mes voy a la librería, si lo veo lo compraré ^^

    ¡Besos! Y gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  6. Hola

    Como comentas, es un gran libro, aunque con algunas pequeñas imperfecciones (básicamente se hace un poquitín lento en algunos momentos).
    No obstante, es una gran novela que sorprende cuando te enteras de que es la ópera prima del autor, ¿verdad?
    Un saludo

    ResponderEliminar